Etiquetas

, , , ,

No tengo una 38.etiqueta 42
La última vez que me entraba era talla alemana, es decir una 40 española. ‘Ya estamos… otra gordita quejándose’ Pues no.
Como la mayoría de las mujeres, estoy que si me sobra algún kilito aquí o allá, pero como, tristemente no la mayoría, me siento estupenda como estoy porque aprendí hace años a aceptarme y vestirme de manera favorecida para realzar lo mejor de mí.

Pero a lo que voy es que no me gusta que me mareen y me tomen el pelo con las tallas de la ropa. ¿Solamente me pasa a mí o también os desesperáis a veces con las tallas?

Konfektion_34519732.original.large-4-3-800-371-0-1840-1104¿Cómo es posible que nos hayan inculcado el ideal de una talla 38? cuando en Suecia es más grande que en España y en España es más grande que en Italia. ¿A qué viene tanta diferencia? Nos podrían argumentar que se trata de una adaptación a la diferencia entre estaturas; porque una italiana tiende a ser más menuda que una sueca. Pero eso no termina de explicar porque aún entre tallas españolas hay diferencias según la marca de ropa.
Me picaba la curiosidad y decidí investigar el tema.

La confección de la ropa a medida se remonta hasta el siglo XII, y hasta la Edad Media cada prenda era una pieza única. El primer paso que se dio hacia una normalización de las tallas fue el uso que empezaron a hacer los sastres de los patrones de confección. Alrededor de 1800 empezó la industrialización de la fabricación de la ropa y a finales del siglo XIX la confección industrializada había sustituido en gran medida al trabajo artesano de los sastres, evolución que por cierto no le gustó nada al gran diseñador Balenciaga. Aparecieron las empresas de confección que llevan trabajando con patrones de corte hasta el día de hoy.Industrialización fabricación textil

Aún así hasta mediados del siglo XX cada tienda tenía su propio sistema de tallas y las empresas no pensaban en la globalización que vivimos hoy. Por eso una talla 38 española equivale a una 36 alemana, una 40 italiana o una 10 británica.

Un ejemplo de los sistemas tan dispersos que se se utilizaban en el siglo XIX es cuando en los grandes almacenes en Berlín se usaba un sistema que marcaba las prendas con estrellas de color. “Fräulein Gelbstern”, la Señorita Estrella Amarilla (nada que ver con la estrella que usaban los nazis más tarde para identificar a los judíos), identificaba la talla ideal que desfilaban las modelos ante las clientas; “Fräulein Blaustern”, la Señorita Estrella Azul era para mujeres o chicas jóvenes;  “Frau von Weißstern”, la Señora de Estrella Blanca para mujeres más maduras y rellenitas.


Volviendo a la introducción del sistema de tallas que nos suenan hoy, es curioso que las escalas establecidas en Europa sean parecidas como si de alguna forma se hubiera llegado a un acuerdo en algún momento. Pero no está muy claro si se partió de la medida del pecho en centímetros dividido por dos o de la medida de la cadera en pulgadas…

A mediados del siglo XX los gobiernos empezaron a crear estadísticas haciendo estudios antropométricos a la población en un esfuerzo por normalizar las tallas y adaptar los patrones de corte a la evolución de los cuerpos humanos debida al estilo de vida y alimentación. La última medición de este tipo se hizo en España en el año 2008 en apoyo al proyecto europeo del Comité Europeo para Normalización CEN para de nuevo y una vez por todas unificar el tallaje de la ropa. 280px-EN-13402-example-hivizPero estamos en 2015 y parece que el grupo de trabajo ha avanzado poco en esta Normativa Europea EN 13402 intentando contentar y hacer justicia tanto a los altos nórdicos como a los más bajos mediterráneos. Lo que parece es que la idea sea una etiqueta con las medidas principales en centímetros tales como altura, contorno de pecho y contorno de cintura.

Mientras tanto, como los diseñadores no están obligados a seguir las tablas de medidas establecidas en base a estudios antropométricos llevados a cabo en los países cada tantos años, las tallas seguirán variando según qué marca de ropa  y algunos hasta llegan al extremo de confeccionarse su clientela ideal inventando la talla cero para clientas como Victoria Beckham, la Spice pija.

Así que me parece que nos queda tener paciencia esperando que llegue el tallaje unificado,  paciencia cuando vamos de compras cargando con la misma prenda en varias tallas hasta el probador y sobre todo no dejar que el número de talla nos haga sentir demasiado gordos, flacos, altos o bajos porque el cuerpo humano no tiene tamaño estándar y la belleza se muestra de formas muy variadas.

 

Fuentes
http://es.m.wikipedia.org/wiki/EN_13402
https://encarnahernandez.wordpress.com/2010/09/15/unificacion-de-las-tallas-una-respuesta-europea/
http://campodocs.com/articulos-utiles/article_117617.html
http://www1.wdr.de/fernsehen/wissen/quarks/sendungen/konfektionsgroesse100.html
http://www.pm-magazin.de/r/gute-frage/warum-gibt-es-so-viele-verschiedene-systeme-bei-kleidergrößen
http://www.berlin.de/special/shopping/mode/stilsicher/2307676-2439964-konfektionsgroessen-was-es-mit-ihnen-auf.html
http://www.sueddeutsche.de/leben/neue-konfektionsgroessen-small-ist-das-neue-medium-1.393586
http://www.groessentabelle-damen.de/groessentabellen/
http://rene-schaller.blogspot.com.es/2012/01/mode-thema-mode-fraulein-gelbstern-die.html

Anuncios