Etiquetas

, , , ,

Érase una vez un niño que creía que el mundo estaba lleno de posibilidades, que creía que podía ser cualquier cosa: físico nuclear, astronauta, bailarín, bombero…

¿Sigues soñando? O ya ni recuerdas cuáles eran tus sueños? Ni recuerdas cuándo te llevó la vida por un camino en el que dejaste de soñar. O aún recuerdas tu sueños, pero los tienes aparcados a la espera de… tener más tiempo, tener más dinero, retirarte…

Pixabay

Pixabay

¡Cuántas veces aplazamos nuestros sueños y deseos a un momento futuro! Crecemos en un mundo que nos educa para lo racional, lo realista, lo práctico, lo pragmático. Nos convencemos o dejamos convencer por otros que los sueños son imposibles y que hay que ser realistas. Pero ¿te has parado alguna vez a pensar cuántas cosas no existirían si no fuera por soñadores? ¿Cuántas cosas no se hubieran descubierto, inventado, creado y conseguido si no fuera por soñadores que no se dejaron cortar las alas?

La lista es larga pero por nombrar a unos pocos:

  • Leonardo da Vinci, soñador del Renacimiento, arquitecto, escultor, pintor, inventor, músico, ingeniero
  • Martin Luther King, Jr., pastor bautista, activista de los derechos civiles y Premio Nobel de la Paz
  • Nikola Tesla, físico, matemático, ingeniero eléctrico e inventor que revolucionó la teoría eléctrica
  • Stephen Hawking, físico, cosmólogo, divulgador científico y ejemplo de superación
  • Isadora Duncan, bailarina precursora de la danza moderna
  • Steve Jobs, co-fundador de Apple
  • Pablo Picasso, pintor y escultor español, creador, junto con Georges Braque y Juan Gris, del movimiento cubista.

Yo hago lo imposible, porque lo posible lo hace cualquiera. Picasso

 

El mundo ha evolucionado gracias a soñadores, genios y grandes mentes que han trabajado duro por sus sueños. Los logros no les cayeron del cielo sino que no se dejaron persuadir cuando no les salían las cosas a la primera. ¿Cuántos intentos de vuelo hicieron los hermanos Wright? ¿Con cuántas formas de no hacer una bombilla dio Thomas Edison antes de conseguirlo?

Convertir los sueños en realidad no es fácil y requiere trabajo y perseverancia. Pero ¿acaso el resultado no vale la pena? Perseguir tu sueño te dará una sensación de superación y de logro y te hará crecer como persona. No hace falta aspirar a ser el próximo gran genio del siglo. Sólo piensa en los sueños cuyo logro te haría feliz, por más pequeños que sean.

Un deseo ardiente de ser y de hacer es el punto inicial desde el que el soñador debe lanzarse. Los sueños no están hechos de indiferencia, pereza, ni falta de ambición. Napoleon Hill

Muchas veces nos frenan miedos subconscientes, el miedo al fracaso, la incertidumbre. Tal vez pensamos que es imposible de alcanzar. Pero pregúntate qué es lo que tienes que perder. ¿Qué es lo peor que podría pasar si no lo consigues? Probablemente sea volver a tu vida actual. Aunque es más probable que te abra la mente a nuevas posibilidades, a nuevas y diferentes formas de volver a intentarlo o a nuevos sueños. Así que por qué no intentar trabajar en ello. Si fracasas ¿realmente importaría? Si era imposible de alcanzar… Y ¿realmente sería un fracaso? cuando seguramente por el camino has aprendido cosas nuevas y has crecido como persona.

Muchos de nuestros sueños primero parecen imposibles, luego parecen improbables, y luego, cuando hacemos acopio de voluntad, se convierten en inevitables. Christopher Reeve

¿Qué te impide por tanto recordar estos sueños e intentar convertirlos en realidad? Si ya ni recuerdas tus sueños, no sabes lo que quieres pero tampoco te sientes contento, sugiero que empieces por reflexionar sobre lo que te importa más en tu vida.

Luego elige tu sueño y apúntalo en un papel. Parece trivial pero con ello aumentarás exponencialmente las probabilidades de convertirlo en un objetivo como expliqué en el post “De este año no pasa”. Después reflexiona sobre los pasos que deberías dar para acercarte a tu sueño. ¿Necesitas formación? ¿Necesitas aprender algo? ¿Debes cambiar algún hábito? ¿Debes adquirir algún hábito nuevo? ¿Debes simplemente empezar a investigar sobre lo que haría falta para alcanzar tu objetivo? Incluso piensa si conoces a alguien que lo haya hecho antes y averigua cómo lo ha conseguido. Toma las riendas y disfruta del viaje. Da un pequeño paso y descubre adónde te puede llevar el camino del aprendizaje y del auto descubrimiento.

Hay muchas personas que parecen vagar por la vida, dejándose llevar por los acontecimientos cual vela al viento pensando que se deben contentar con el status quo y que las cosas son como son. Pero también tenemos allí fuera el ejemplo de tantas otras personas que creen que el destino se lo labra cada uno.

En el fondo creo que a todos nos gustaría tener un propósito en la vida y ¡qué mejor propósito que alcanzar nuestros sueños! El mundo necesita soñadores. El mundo sería un lugar mejor si todos fuéramos más felices.

Para terminar, te dejo con dos citas inspiradoras más. Me encantaría conocer tus sueños alcanzados, aparcados, olvidados, imposibles. Así que si te apetece, deja un comentario.

Realmente soy un soñador práctico; mis sueños no son bagatelas en el aire. Lo que yo quiero es convertir mis sueños en realidad. Mahatma Gandhi

 

No olvides que lo que llamamos hoy realidad fue imaginación ayer. José Saramago (El hombre duplicado)

 

 

Anuncios