Etiquetas

, , ,

Vengo de la droguería.
Sólo iba a comprar un rimel, pero no sé si sería porque estaban de rebajas o que me sentía inspirada después de haber visitado la exposición sobre perfumes en el Círculo de Bellas Artes el otro fin de semana… de repente me encuentro consultando el precio de mi perfume habitual a la simpática y atenta dependienta. Me lo dice y me pregunto para mis adentros que cuál es la oferta, que no noto yo mucho descuento de ná… hasta que se me ocurre que pueda tener que ver con que lo compré la última vez antes de la subida del IVA.
Pero ahora viene lo bueno. Se me ocurre la brillante idea de pensar en voz alta que podría variar un poco, que llevo ya muchos años con el mismo perfume, que con tanta variedad puede que encuentre uno mejor o al menos diferente.
Para ayudarle a la dependienta a escoger fragancias que me puedan agradar, le digo que tengo claro que no me gustan dulzones. Pero luego voy y le suelto el abanico algo dispar, por no decir esquizofrénico, de perfumes que me gustan y he comprado alguna vez. Que un verano me dio por buscar una fragancia más fresca y me compré Bulgary Thé Vert. Que fresca es pero que tiene un toque áspero y casi masculino y ya no me convence tanto. Que el verano pasado descubrí Bambú de Adolfo Domínguez, muy fresco y me encanta, pero claro es más de verano. Que me gustaba mucho uno de Escada, el del tapón en forma de corazón, que han dejado de fabricar. ¿Cómo se llamaba?! Ah, Escada Sentiment. Que solía tener Amour Amour de Cacharel, el del frasco rojo, pero me lo ponía para salir por la noche porque es bastante fuerte.

Menos mal que en este momento me mordí la lengua porque casi me remonto a mi adolescencia y un perfume llamado Indian Summer que creo que también dejaron de fabricar. Y es que tengo talento para elegir perfumes, cremas, productos para el pelo etc. que los fabricantes deciden dejar de fabricar. Oye, que también me funciona con centros de belleza o de pilates. Si fuera supersticiosa pensaría que soy gafe.
A lo que iba, que más que ayudarle a la dependienta, me imagino que le daría vueltas la cabeza. Como le vengan más clientas como yo, se merece un premio por su paciencia.

“¿Conoces este perfume de Loewe?”
“No, déjame olerlo. Mmm… se parece a Bambú.”
“¿Y este otro que tiene notas cítricas?”
“No, no me suena. A ver. Tiene posibilidades. Échamelo en la muñeca… Ah, pues huele bien. Voy a darme una vuelta para que se vaya asentando., que una cosa es la nota de cabeza, otra la de fondo.
Uy ¡qué pintalabios más bonito! A ver cómo queda puesto. Justo el tono que buscaba. Me lo llevo.”
“¿Qué tal el perfume?”
“Uff, no sé. Ha adquirido una nota que no me convence.”
“A ver este otro de Acqua di Gioia.”
“Podría ser una opción… vamos a probarlo en la otra muñeca.”

Y otra vuelta a la tienda… Ay, que se me ha acabado el peeling corporal y tienen los productos de Rituals, ¡qué bien! A ver, a ver, dónde está la crema corporal, que ya que estoy, me la llevo, que se me está acabando. Uy, Nivea en oferta de 3 x 2. ¡Estupendo!
Ah, y el gel de ducha creo que se estaba terminando también. ¿Cuál me llevo? Hidratante, más hidratante aún, para piel seca, piel muy seca, piel sensible, 0% parabenos… ¡Pero qué lío! Sanex ya lo he probado, Palmolive también. ¿La Toja? No sé. Venga, voy a probar Lactovit ultra reparador. A ver si es verdad… porque anda que ya he probado unos cuantos geles de ducha diferentes y hasta el momento ninguno me ha acabado de convencer.

A lo que íbamos. Me acerco la muñeca a la nariz y ha adquirido un olor que me recuerda ligeramente a perfume para señora mayor. Pero ¡qué complicado es esto! Ya no sé qué más probar y la pobre dependienta ni te cuento. Se le ocurre uno más de Bulgari Omnia que darme de probar y ya ni lo huelo. Le digo que tendré que seguir probando otro día y me da una muestra de una Acqua di Gioia.
Me acerco a la caja, porque perfume no me llevo pero la cesta se me ha llenado… ejem

Cuando salgo de la tienda poco a poco parece volver la razón y el sentido común en mí. Igual los olores de las fragancias habían obnubilado mi mente. Y ya no tengo tan claro querer cambiar de perfume con lo bien que me va el mío, Emporio Armani. Además ¿cómo se llamaba la web esa dónde comprar los perfumes rebajados? Ya lo miraré. Por el momento, a ver dónde guardo yo 3 botes de crema corporal, el gel de ducha, el peeling corporal mientras se terminen los botes que me quedaban en casa. Porque los armarios de mi baño se parecen a un bazar de cosméticos, pero eso tal vez te lo cuente otro día.

Para terminar te dejo unas pocas pautas para elegir fragancia:
– No pruebes más de 6 fragancias de una vez y si son parecidas no más de 3. Notarás que llega un momento que no distingues nada.
– Los perfumes se perciben en 3 etapas: primero la nota de salida o de cabeza, segundo la nota de corazón y tercero la nota de fondo.
– Es importante probar la fragancia sobre la piel ya que huele diferente en cada persona. Influye por ejemplo si tienes piel seca, mixta o normal entre otros factores.
– Ve oliendo la fragancia según va pasando por las 3 etapas mencionadas. Incluso vete a tu casa y vuelve otro día.

Para más información y trucos te dejo unos links:
http://www.quo.es/ser-humano/que-son-la-nota-de-salida-y-de-corazon-de-un-perfume
http://unapuertaestelar.blogspot.com.es/2012/02/los-perfumes-y-su-finalidad.html
http://www.secretosdechicas.es/2015/2/3/90691/como-hacer-que-el-perfume-dure-mas-y-trucos-para-escogerlo

Anuncios