Etiquetas

, , , , , , ,

Me considero una persona productiva, eficaz y eficiente… siempre que tenga un plazo, fecha límite o sentido de urgencia,  claro. Si no es así, me entra cierta vagancia o, como se dice ahora y suena más elegante, tiendo a la procrastinación. Y me parece que no soy la única.

Lo que me lleva a plantearme dónde está la línea de separación entre ser productivo y eficiente y ser algo vago. Me explico. Aprovechar un paseo en la oficina para hacer varias gestiones a la vez se consideraría eficacia ¿verdad? Organizarte el camino a casa para pasar por la panadería, la farmacia etc. es buena gestión del tiempo ¿verdad? Y si para ser eficiente y eficaz hiciera falta un componente de pereza?

El humano está biológicamente programado para conservar sus reservas energéticas desde tiempos ancestrales cuando la comida no era un bien que se pudiera dar por supuesto y había que salir a cazarla y recolectarla. Vale, ahora hay que salir al supermercado a comprarla, lo que un sábado entre familias que parecen estar pasando el día ‘en el campo’ más que haciendo la compra ‘en el Alcampo’ puede ser una hazaña. Pero no es lo mismo ¿verdad? Y aunque parezca que hemos evolucionado muchísimo en los últimos siglos hay aspectos básicos biológicos que no han cambiado tanto. Está el dicho alemán  “Lo que no tienes en la cabeza, lo tendrás que tener en las piernas”.  Y conozco a gente que hace piernas… pero mientras lo tenga en la cabeza, pues prefiero maximizar mis trayectos. Y dirás ¿pero no escribiste tú misma sobre pasear y disfrutar haciéndolo? Claro, pero en ese caso el objetivo era pasear para desconectar y pensar.

Volviendo a mi tendencia a la pereza ¿me hará más eficiente? por buscar el modo de aprovechar un paseo, combinar tareas relacionadas para terminar más rápido…

Las definiciones de “pereza” del RAE y la Wikipedia no son muy halagadores ni parecen querer apoyar mi hipótesis.  Aunque la definición de la Wikipedia confirma que “Todos los seres vivos que se mueven, tienden a no malgastar energías si no hay un beneficio, que no tiene por qué ser seguro e inmediato: puede ser algo probable o que se obtendrá en un futuro.” Voy a hacer como en los estudios de mercado o investigación y quedarme con el resultado que encaja con mi planteamiento. No malgastar energías es eficiencia.

Aunque la RAE no ha querido colaborar con su definición de pereza, me ha hecho recordar un animalito muy curioso: el perezoso. ¿Cuál sería su razón por moverse sólo cinco horas al día (sip) y encima muuuuy pero que muy lentamente. Y Wikifaunia me ha abierto los ojos. Estoy viviendo el “Maldito Karma” de David Safier y he renacido como perezoso. ¿No te lo crees? Mira este párrafo:

perezoso

By Geoff Gallice via Flickr.com

Pacífico por Naturaleza
El perezoso tiene unos rasgos simpáticos y amables, este peculiar animal bien podría tener por lema: “lento pero seguro”. Sus pautas de comportamiento aunque extrañas, son muy eficaces, puesto que no están dirigidas a repeler o impedir con la huida una posible agresión, sino a evitar que ésta se produzca sencillamente porque no le ven. El perezoso compensa muy bien su inhabilidad de moverse rápido o de luchar con fuerza. Mientras los otros animales compiten en la tierra en una lucha para existir según el lema “más rápido, más grande, más fuerte”, el perezoso está muy bien adaptado, pero de una manera distinta a su entorno. El perezoso ha logrado un estilo de vida no competitivo, caracterizado por la coexistencia pacífica y los impactos mínimos en la naturaleza.

Así que mientras continúe en mi encarnación de perezoso, iré por la vida lenta pero segura, evitando posibles agresiones, intentando coexistir pacíficamente y maximizando el aprovechamiento de mis reservas energéticas. ¡Viva la eficiencia!… ¿o la pereza?…

Cascada Parque de Plitvice, Croacia

Remanso de paz: Parque de Plitvice en Croacia

Anuncios